EN FARMACIA TUSET, TE AYUDAMOS

Conoce tu piel

Queremos brindarte la máxima información a través de un asesoramiento personalizado con el que juntos determinaremos cuál es el mejor producto para ti. Queremos ayudarte a elegir dermocosméticos y nutricosméticos específicos para tu piel que realmente generen resultados y te ayuden a mejorar tu apariencia y tu salud
Tratamientos antimanchass

Tipos de piel

Piel normal

¡Si tienes este tipo de piel podemos decirte que eres un afortunado! Este tipo de piel se caracteriza por presentar un aspecto homogéneo, suave, con poros poco visibles y sin imperfecciones. No obstante, no te confíes, también requiere de sus cuidados.

Piel mixta

La piel  mixta se caracteriza por tener zonas, generalmente las mejillas con piel normal o incluso seca, y zonas más grasas, generalmente frente, nariz y barbilla. En las zonas más grasas aparecen brillos, imperfecciones y poros más dilatados y por tanto, son pieles que deben tratar esas zonas sin resecar el resto del rostro.

Piel seca

Conocida con el término médico de xerosis, este tipo de piel se caracteriza por presentar un bajo índice hídrico. Esto se traduce en piel áspera, agrietada y apagada que suele presentar descamación y en la que rápidamente se hacen visibles las arrugas.

Piel grasa

Este tipo de piel se caracteriza por presentar con facilidad brillos o aspecto graso del cutis, tono irregular y gran facilidad para generar granitos, puntos negros y espinillas. También es frecuente que sea piel más gruesa y que presente poros dilatados.

Piel con acné

Esto ocurre en la piel cuando los folículos pilosos se obstruyen con grasa y células cutáneas muertas. Aparecen comedones, puntos negros y granos, la piel esta inflamada y presenta un tono irregular. Es habitual en adolescentes aunque puede afectar a cualquier tipo de piel.

PIEL GRASA

Este tipo de piel requiere de un cuidado especial para evitar la aparición de acné, tono irregular y poros dilatados.

Además debes tener mucho cuidado en los productos que seleccionas, ya que por lo general los poros se obstruyen con mucha facilidad si usas cosmética no especifica para este tipo de pieles.

¡IMPORTANTE! Asegúrate que en el etiquetado se indique que es un producto no comedogénico.

Para la piel grasa recomendamos 3 pasos indispensables: lavar la piel mañana y noche con un gel adecuado, usar una hidratante con efecto peeling para ayudar a descongestionar los poros y renovar la piel y usar 1 o 2 veces por semana un exfoliante o mascarilla purificante para ayudar a liminar el exceso de grasa y limpiar la piel en profundidad.

TIP!
Cuidado con una limpieza excesiva del rostro, esto puede provocar daños en la barrera lipídica o bien provocar que nuestra piel genere aún más grasa para compensarse.

Tener una piel grasa no implica que nuestro contorno de ojos también lo sea.

Por lo general, esta piel suele ser más fina que el resto del rostro y eso provoca que aparezcan las primeras arrugas mucho antes que en otras zonas.

Nosotros, recomendamos empezar a usar contorno de ojos lo antes posible, siempre adaptando la selección del producto a nuestras necesidades: ojeras oscuras, bolsas, primeras arrugas, etc…

Usar un gel adecuado y especifico para el rostro mañana y noche. 2 veces por semana podemos sustituir nuestro gel habitual por un exfoliante para lavar con mayor profundidad el rostro y acelerar la regeneración celular.

TIP!
Si quieres lograr una limpieza aún mayor te recomendamos que limpiadores faciales como FOREO

Por último, es importante usar un tónico para restaurar el pH de la piel que además nos ayudará a descongestionar y reducir el exceso de grasa gracias a sus activos astringentes

En este punto es importante seleccionar el tratamiento en función de nuestros objetivos y estado en el que se encuentra nuestra piel en cada momento.

  • Tratamiento de imperfecciones: en este caso lo más adecuado es un tratamiento que no nos reseque la piel pero que nos ayude a descongestionar poros y renovar la piel. Aquí deberíamos hacer un link directo a la propuesta de tratamiento.
  • Reducir grasa en la piel: en estos casos lo ideal es usar un producto matificante durante el día y aprovechar el tratamiento nocturno para renovar la piel con un producto descongestivo y renovador. De esta manera ayudaremos a reducir el exceso de sebo y por tanto, los odiosos brillos.
  • Tratar signos de la edad: en este caso nuestra recomendación es que antes de aplicar tu crema matificante o descongestiva, apliques un serum específico para tu tipo de piel. De esta manera lograrás que tu tratamiento se absorba a capas más profundas de la piel dando nutrientes adecuados para renovar tu piel y hacer frente al paso del tiempo. ¿Quieres ver los Serums que te recomendamos?
  • Calmar la piel tras tratamientos agresivos antiacneicos: es frecuente que las personas con piel grasa puedan presentar acné severo o brotes puntuales y que se les de tratamientos agresivos para eliminarlo. En estos casos, la piel se puede ver afectada de forma importante presentando rojez y sequedad. Os recomendamos el uso de productos calmantes específicamente diseñados para ello y evitar exfoliantes físicos o químicos o tratamientos descongestionantes que puedan empeorar el estado de la piel.

TIP!
Aunque la piel grasa suele presentar arrugas más tarde que los otros tipos de piel, si suele presentar descolgamiento y falta de firmeza, por ello te recomendamos incluir en tu rutina serum anti-edad lo antes posible. A partir de los 30 años suele ser un buen momento para iniciarse en las rutinas anti-edad.

PIEL NORMAL

Este tipo de piel es muy agradecida y con unos tratamientos adecuados nos permitirá ver resultados en muy poco tiempo.

Lo principal es tener en cuenta que la piel normal presenta un equilibrio perfecto grasa-agua y que, por tanto, tiene mayor capacidad de adaptarse a los cambios de temperatura y humedad.

No obstante, siempre es adecuado usar productos que favorezcan la barrera lipídica y que faciliten que nuestra piel se recupere a los abusos del entorno.

¿Te cuesta tener una rutina?

Aunque tu piel no presente imperfecciones o deshidratación, como mínimo, deberías lavar tu rostro mañana y noche y aplicar un tratamiento hidratante.

Siempre puedes aprovechar el tratamiento nocturno para darle un extra de hidratación de tu piel usando tratamientos nutritivos.

TIP!
Limpia en profundidad tu piel para asegurar que los tratamientos se absorben adecuadamente a capas profundas de la piel. Usar un exfoliante una vez a la semana también es ideal para realizar una limpieza aun más profunda que eliminará toda la suciedad y células muertas y ayudará a la piel a regenerarse más rápidamente.

¿Un extra?

Las mascarillas hidratantes o iluminadoras te darán un aporte extra de hidratación que tu piel agradecerá. Sabemos que a veces da pereza pero con el estrés diario y contaminación a la que solemos estar expuestos está ayuda extra vale la pena. Si eres perezoso, por lo menos intenta darle este capricho a tu piel dos veces al mes.

¿Por qué es tan importante la limpieza?

Se debe llevar a cabo una limpieza cuidadosa por la noche antes de acostarse y por la mañana al levantarse. Se pueden utilizar geles o mousse limpiadoras pero siempre buscando un limpiador específico para piel normal.
Otro tipo de limpiador puede resecarnos en exceso o darnos sensación grasa.

IMPORTANTE
En el caso de usar maquillaje, os recomendamos previamente usar un desmaquillante que elimine bien los residuos y que facilite el trabajo del limpiador. 

¿Un extra?
¿Buscas una limpieza mayor y estimular tu piel? FOREO es una buena herramienta para conseguir una limpieza más profunda. Además, estimula la circulación del rostro incrementando la absorción de activos de tus tratamientos posteriores.

Por último…
¡No olvides usar un tónico! El uso de un tónico después de la limpieza preparará la piel para ser hidratada. Su aplicación tiene grandes beneficios como son: reafirmar, calmar la piel, aportar frescor, equilibrar el pH de la piel, cerrar los poros y favorecer el riego sanguíneo.

La zona de alrededor de nuestros ojos, lo que solemos llamar contorno, es una zona facial mucho más sensible que las demás ya que sus paredes son más finas y delgadas. Además, su circulación sanguínea también es diferente a las otras: más lenta y deficiente. Es por ese motivo que aparecen las ojeras y el color azulado con facilidad ya que su drenaje es insuficiente.

La aparición de las primeras ojeras y el envejecimiento de la zona también suele manifestarse antes de modo que es importante usar una crema hidratante específica para el contorno de ojos a diario con un pequeño masaje que mejore su absorción y el drenaje así reduciendo la inflamación y mejorando el riego sanguíneo.

Para conseguir el efecto deseado sobre nuestra piel es conveniente identificar en qué estado se encuentra y de esta manera seleccionar el tratamiento que más nos conviene, ES IMPORTANTE evitar usar productos no adecuados Y SELECCIONAR LO QUE NECESITAMOS, por lo que elegiremos la hidratación en base al tipo de objetivo. Te comentamos los principales

  • Tratamiento piel deshidratada: en estos casos lo más conveniente es usar un tratamiento más nutritivo. Si durante el día no nos gustan las texturas más densas podemos usar una crema hidratante fluida y dejar el tratamiento rico para la noche. Otra buena opción es usar un serum previo a la crema hidratante con lo que conseguiremos hidratar capas más profundas de la dermis. Si aún así sientes tu piel deshidratada, una buena mascarilla 2 veces por semana te dará el aporte adicional que necesitas.
  • Tratamiento piel normal con zonas mixtas: si este es tu caso lo mejor es usar tratamientos más fluidos tanto de día como de noche. Incluso si sueles sufrir brillos en la zona de la frente o nariz puedes usar una crema hidratante matificante durante el día. Por otro lado, si en estas zonas notas que tienes los poros más dilatados y que a veces tienes alguna imperfección, una mascarilla purificante y descongestiva es ideal como seboregulador y para limpiar los poros en profundidad.

 

  • Tratamiento piel apagada: aunque la piel puede estar hidratada y con tono regular, a menudo presenta un aspecto apagado y opaco. Para conseguir un tono saludable y una piel con vitalidad, lo más adecuado es usar productos que den luminosidad como los antioxidantes. Existen muchos serums con alta concentración de vitamina C que además de proteger la piel del envejecimiento darán luz a tu rostro. Otro aspecto importante es usar tratamientos con alto poder hidratante, por ejemplo tratamientos con ácido hialurónico, o renovadores que estimularán la regeneración celular.
  • Tratamiento antiedad: para una piel que empieza a mostrar los primeros signos de envejecimiento, el uso de serums antioxidantes en nuestra rutina de día es una buena elección. La exposición solar, contaminación y radicales libres son una de las principales fuentes de envejecimiento cutáneo por lo que un producto antioxidante junto con un buen solar es una buena elección. Como tratamiento nocturno un serum renovador y con alto poder hidratante junto con un tratamiento nutritivo es lo que necesitas.

 

PIEL SECA O MUY SECA

Este tipo de piel requiere de unos cuidados especiales, ya que el uso de productos inadecuados puede acentuar la problemática.

El primer paso es buscar limpiadores muy suaves que limpien la piel pero sin resecarla.

Además, deberemos seleccionar productos altamente nutritivos que ayuden a restaurar la bicapa lipídica y que esta este en un estado saludable para evitar alteraciones.

TIP!
No uses tónicos o productos que contengan alcohol ya que resecarán tu piel. También es importante usar serums para hidratar las capas profundas de la piel junto con un tratamiento rico para hidratar las capas más externas de la misma. Además, beber mucha agua y usar suplementos orales para incrementar la hidratación y reparación de la piel son una buena elección.

¿Un extra?

Si las mascarillas son siempre una buena opción, en este caso son indispensables. Cualquier aporte extra de nutrición a una piel seca o muy seca será una buena elección. Nosotros recomendamos mascarillas que puedan incluso dejarse durante toda la noche para que la piel vaya absorbiendo poco a poco todos los activos. Otra gran opción son las ampollas que pueden usarse solas o en conjunto con el tratamiento nutritivo.

Para este tipo de piel lo más recomendable es usar limpiadores muy suaves que no resequen la piel.

El uso de leches o aceites limpiadores es la mejor opción ya que además de retirar la suciedad te rehidratarán.

Otro aspecto a tener en cuenta es el uso de un tónico o agua termal enfocada nuevamente a la hidratación.

Esta zona es mucho más sensible que las demás ya que sus paredes son más finas y delgadas.

Además, su circulación sanguínea también es diferente a las otras: más lenta y deficiente.

Es por ese motivo que aparecen las ojeras y el color azulado con facilidad ya que su drenaje es insuficiente.

Es una de las primeras zona en las que aparecen las primeras arrugas de expresión. Hidratarla a partir de los 25 años es importante para evitar su envejecimiento.

Escoge un contorno en función del problema que necesites resolver y aplícalo de forma circular y a toquecitos para estimular la circulación y mejorar su absorción.

Como solemos decir es importante identificar tu problema cutáneo para poder adaptar tu rutina.

Además, ir haciendo pequeñas modificaciones te ayudará a estimular la piel y conseguir mejores resultados para mantener tu piel sana y bonita.

  • Tratamiento para hidratación: deberemos usar tratamientos altamente hidratantes y nutritivos. Sin duda la mejor opción será usar serums o ampollas que se absorban rápidamente a capas a profundas antes de aplicar la crema nutritiva. Por último, usa el tratamiento rico tanto de día cómo de noche y no la versión fluida que es más adecuada para piel normal o mixta.
  • Rutina anti-edad: En este caso seguiremos la misma rutina anteriormente mencionada pero por la mañana usaremos un serum antioxidante potente que protegerá nuestra piel del ambiente y ayudará a combatir los signos de la edad.
    Por último, no olvides exfoliar la piel una vez por semana para retirar las células muertas y ayudar a regenerar tu piel. Por supuesto, escoge un exfoliante suave para evitar irritaciones y aplícate siempre una buena mascarilla hidratante después. Tu piel lucirá mucho más bonita y favorecerás el efectos de los tratamientos.

 

  • Tratamiento de imperfecciones: aunque no es tan frecuente como en otros tipos de piel, las personas con piel seca pueden presentar granitos. La razón suele ser que se usan tratamientos más ricos y nutritivos que si no se acompañan de una adecuada higiene o exfoliación semanal se terminan obstruyendo y generando los temidos granitos. En estos casos, te recomendamos usar mañana y noche un gel limpiador suave.
    Además de una exfoliación semanal suave, aquí es muy importante no usar tratamientos agresivos ya que irritarán tu piel y favorecerán un aumento de la producción de sebo y obstrucción de poros. Aunque a veces tener paciencia cuesta, es imprescindible que la piel se vaya reequilibrando poco a poco.En cuanto a tratamiento, podemos optar por formatos más fluidos con propiedades calmantes y antiinflamatorias junto con tratamientos renovadores que estimulen la regeneración celular y nos unifiquen el tono.

PIEL CON ACNÉ

En estos casos es importante adaptar la rutina al tipo de piel y a la severidad del acné. A nivel general, lavar la piel mañana y noche con un gel específico y usar un tratamiento adecuado según el estado de nuestra piel será fundamental para eliminar el acné cuanto antes.

¿Tus aliados?

Los ácidos te ayudarán a exfoliar la piel de forma gradual, asegurando que los poros se desobstruyen lo que será fundamental para evitar nuevos brotes y eliminar las imperfecciones.

TIP!
Aunque el acné puede aparecer por un exceso de producción de grasa, querer usar productos que resequen tu piel en exceso va a provocar un efecto contrario. Tu piel producirá más grasa para recuperar el equilibrio y el brote de acné puede empeorar.

IMPORTANTE Asegúrate que en el etiquetado se indique que es un producto no comedogénico y específico para piel grasa o con tendencia al acné.

En este caso la limpieza es fundamental para eliminar el exceso de sebo y evitar la obstrucción del poro y el crecimiento bacteriano que termina provocando inflamación y acné.

Debemos usar un gel limpiador mañana y noche generalmente, para piel grasa o con acné.

En caso de usar un gel que pueda resecarnos la piel en exceso, la mejor opción es usar un gel más suave y alternar con otro limpiador más potente que incluya ácido salicílico o glicólico.

También es ideal usar exfoliantes o peelings para ayudar a renovar la piel y evitar la obstrucción del poros.

TIP!
No descartes usar aparatología como FOREO que gracias a la vibración ayuda a que la grasa vaya saliendo hacia el exterior consiguiendo un nivel de limpieza aún mayor.

¿Quieres un extra?
Mascarillas purificantes como las de arcilla blanca o mascarillas con alta concentración de ácidos cómo salicílico, AHA o glicólico son tu aliado para mantener el acné a raya.

Cuando estamos usando productos para el acné debemos tener especial cuidado en que estos no se apliquen a la zona del contorno, ya que es una piel muy fina y mucho más sensible.

Nuestra recomendación es que siempre uses un contorno ya que en esta zona no hay acné al tener muy pocas glándulas sebáceas.

De hecho, esta es una de las razones por las que se observan antes las arrugas de expresión y los signos de la edad. Por tanto, no dejes de usar contorno de ojos aunque estés usando tratamientos antiacné.

Usa uno según los signos que quieras tratar y siempre puedes seleccionar productos más fluidos para evitar un exceso de grasa en la piel.

banner2

Es importante seleccionar el tratamiento en función del tipo de piel y de acné.

Esto igual te resulta extraño pero el acné no aparece sólo en personas con piel grasa o adolescentes.

Una piel normal, mixta o seca también puede tener granitos.

La razón es que aunque generalmente el acné está asociado con un exceso de producción de sebo por parte de nuestra piel, hay otras razones por las que los poros se pueden obstruir como uso de cosméticos inadecuados, piel estresada, la capa lipídica dañada, etc.

 

  • Acné en piel normal-mixta: en estos casos las imperfecciones suelen aparecen como reacción al uso de productos inadecuados, a una piel estresada y contaminada o bien a un desequilibrio de la barrera lipídica de nuestra piel que deja de ejercer adecuadamente su acción protectora. Si este es tu caso, lo primero que debes revisar es que el gel limpiador que estés usando no te reseque en exceso o que sea demasiado hidratante para tu piel. Por otro lado, usa un tratamiento hidratante que vaya realizando un peeling para descongestionar los poros y opta por productos hidratante fluidos en vez de hidratantes ricas, probablemente estés saturando tus poros. Por último, exfoliante 2 veces por semana la piel de forma suave y aplícate una mascarilla descongestiva y detoxificante. Si aún así las imperfecciones no desaparecen del todo, usa una mascarilla con ácidos para renovar la piel de forma más profunda.

 

  • Acné en adultos con piel grasa o adolescentes: En este caso el problema principal es una sobreproducción de sebo y lo más importante es reducirla y evitar la obstrucción de poros. Para ello, lo ideal es usar tratamientos que hidraten a la vez que van exfoliando la piel de forma suave. Si aún así las imperfecciones no terminan de desaparecer, incluye un serum con ácidos para potenciar el efecto del tratamiento. Además, usar mascarillas que purifiquen y exfolien nuestra piel es una rutina que debemos incluir. Si ves que tu piel se está resecando en exceso, alterna con un producto hidratante o matificante específico para piel grasa o con tendencia acneica. Una sobreexposición a productos exfoliantes puede resecar en exceso y tampoco es adecuado
  • Acné en piel seca: Generalmente cuando la piel seca presenta imperfecciones es porque no se está realizando una higiene adecuada de la misma o porque hemos aplicado productos excesivamente nutritivos. Aunque la piel seca deba usar limpiadores suaves, es imprescindible que una vez por semana realice una exfoliación. Si no es así, las células muertas junto con los tratamientos nutritivos terminan obstruyendo el poro y aparecen imperfecciones. En estos casos, sólo usando un limpiador un poco más potente y exfoliando la piel con suavidad una vez por semana suele ser suficiente para eliminar el acné. Por supuesto, una mascarilla detoxificante o un peeling suave también puede acelerar la eliminación del acné y que recuperemos cuanto antes un aspecto saludable de nuestra piel.